Como se vive la espiritualidad

Como se vive la espiritualidad

Cómo desarrollar la espiritualidad

La espiritualidad es un concepto amplio en el que caben muchas perspectivas. En general, incluye un sentido de conexión con algo más grande que nosotros mismos, y suele implicar una búsqueda de sentido en la vida. Como tal, es una experiencia humana universal, algo que nos afecta a todos. Las personas pueden describir una experiencia espiritual como sagrada o trascendente, o simplemente como una profunda sensación de vitalidad e interconexión.

Algunos pueden encontrar que su vida espiritual está intrínsecamente ligada a su asociación con una iglesia, templo, mezquita o sinagoga. Otros pueden rezar o encontrar consuelo en una relación personal con Dios o un poder superior. Y otros buscan el significado a través de sus conexiones con la naturaleza o el arte. Al igual que su sentido de la finalidad, su definición personal de la espiritualidad puede cambiar a lo largo de su vida, adaptándose a sus propias experiencias y relaciones.

Aunque la espiritualidad puede incorporar elementos de la religión, generalmente es un concepto más amplio. La religión y la espiritualidad no son la misma cosa, ni son totalmente distintas la una de la otra. La mejor manera de entenderlo es pensar en dos círculos superpuestos como éste:

Cómo practicar la espiritualidad

Querer ser más espiritual es un objetivo noble. Sin embargo, puede significar cosas diferentes para cada persona, así que puede que tengas que explorar un poco para averiguar qué significa para ti. Podrías intentar ampliar tu autoconciencia o utilizar los pensamientos de los demás para ayudarte a obtener una visión espiritual. También podrías probar prácticas espirituales, como la meditación, el yoga y la quietud, ya que muchas personas las encuentran útiles.

  Retiros espirituales con formacion

Resumen del artículoXConseguir ser más espiritual significa cosas diferentes para cada persona, así que empieza por explorar cuáles son tus objetivos personales. Una forma de ser más espiritual es explorar tu propósito y tus valores personales. Por ejemplo, dedica algún tiempo a pensar o escribir sobre preguntas más profundas, como “¿Por qué estoy aquí?” y “¿Qué puedo hacer para contribuir?”. También puedes profundizar en las tradiciones religiosas leyendo libros y artículos sobre espiritualidad o asistiendo a conferencias, talleres o clases relacionadas con tus intereses espirituales. Otra forma de volverse más espiritual es realizar algunas prácticas más conscientes, como desconectarse de todos los dispositivos electrónicos durante una hora cada día o elegir un día a la semana en el que se apaguen los aparatos electrónicos para poder estar más quieto y atento. Para saber cómo incorporar la meditación a tu vida diaria, sigue leyendo.

Confesión

Los que estamos comprometidos con el camino espiritual a veces nos sentimos divididos en dos. Está el lado contemplativo y ascético de nuestra naturaleza, la parte que ama la meditación, el silencio y la unidad con Dios. Luego está la otra parte de nosotros que está en el mundo ganándose la vida, siendo consumidor, amigo y compañero. ¿Cómo podemos fusionar estos dos aspectos de nosotros mismos que parecen dispares pero que en realidad son uno? ¿Existe una manera de aplicar nuestra práctica espiritual a la vida cotidiana? Como nos recuerda Pema Chodron, “Todo lo que está sucediendo es el camino hacia la iluminación”. La iluminación no está ocurriendo sólo en un ashram o en una cueva o frente a tu altar, está ocurriendo en cada minuto de cada día en la forma en que eliges aparecer y vivir tu vida.Aquí hay cinco maneras de aplicar tu espiritualidad en tu vida cotidiana:1. No te tomes el mundo tan en serioUna de las principales razones por las que medito es porque crea un espacio a mi alrededor, un espacio que me da espacio para no ser tan reactivo a la vida – al caos, la confusión o la intensidad que se arremolina a nuestro alrededor todo el tiempo. Publicidad

  Palabras misticas y espirituales

Chamanismo

El reto de estos días, cuando los tiempos no son hospitalarios para el crecimiento espiritual, es cómo nutrir, alimentar, sanar, restaurar y renovar el alma. He aquí 21 sugerencias prácticas para construir una vida espiritual más fuerte.

La Biblia dice: “Del corazón de los que creen en mí brotarán ríos de agua viva” (Juan 7:38, margen).* Recuerda que el arroyo de la montaña es el que lleva agua fresca y vivificante, porque fluye. Sin embargo, el pantano es estancado y devorador de vida. Un pantano recoge y retiene el agua que le llega. No seas el tipo de persona que busca acumular mucho antes de dejar fluir un poco.

Como cristianos debemos dejar que las bendiciones fluyan a través de nosotros y hacia los demás. Cuando acumulamos y ponemos un dique a las bendiciones en nuestras vidas, corremos el peligro de quedarnos espiritualmente estancados, emocionalmente distanciados e intelectualmente cínicos. Resuelve romper el dique y deja que las bendiciones fluyan como un río. La frescura está en el flujo.

  Los grandes maestros espirituales

Con demasiada frecuencia vamos por la vida ajenos a lo bueno que llega a nuestras vidas. Prueba este ejercicio espiritual durante una semana: Al final del primer día, identifica una bendición que te haya llegado de un miembro de tu familia. Al final del segundo día, una bendición de un vecino. El tercer día, de un amigo. El cuarto día, de un compañero de trabajo. El quinto día, de un desconocido. El sexto día, de un niño. El séptimo día, una bendición procedente de un “enemigo”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad